ORACION DE GUERRA

 

Dios misericordioso, reconozco que eres digno de todo honor, gloria y alabanza. Estoy agradecido por la obra victoriosa de Tu Hijo Jesucristo en el Calvario por mí. Me apropio de Su victoria para mí mismo ahora y te rindo voluntariamente cada área de mi vida a Tu voluntad.

Gracias por el perdón y la justificación que he recibido como Tu hijo adoptivo. Confío en Tu protección y provisión diaria. Sé que tu amor por mí no tiene fin.

Me regocijo en Tu victoria, mi Señor, sobre todos los principados y potestades en los cielos. Me sostengo en fe en Tu victoria y me comprometo a vivir obedientemente para Ti, mi Rey.

Deseo que mi comunión contigo aumente. Revélame aquellas cosas que te desagradan y permiten que el enemigo tome ventaja en mi vida. Necesito del poder del Espíritu Santo ministrando en mi vida; trayendo convicción de pecado, arrrepentimiento de corazón, fortaleciendo mi fe y aumentando mi perseverancia en resistir la tentación.

Ayúdame a morir al yo cada día y caminar en la victoria de la nueva creación que Tú has provisto para mí. Deja que el fruto del Espíritu fluya de mí para que Tu voluntad sea glorificada a través de mi vida.

Sé que es Tu voluntad que yo permanezca firme y resista toda obra del enemigo contra mí. Ayúdame a discernir los ataques sobre mis pensamientos y emociones. Capacítame para permanecer en Tu Palabra y resistir todas las acusaciones, distorsiones y condenaciones que sean lanzadas contra mí.

Deseo ser transformado mediante la renovación de mi mente, para no comprometerme con las cosas del mundo, o ceder a los ataques del enemigo, sino que sea obediente a Tu voluntad.

Me apropio de los recursos espirituales que has provisto para mí y ataco las fortalezas y planes del enemigo que han sido establecidos contra mí. Yo mando en el nombre de Jesucristo que el enemigo libere mi mente, voluntad, emociones y cuerpo completamente. Han sido entregados al Señor y yo le pertenezco a El.

Señor, permíteme llegar a ser la persona para la que tú me creaste. Ayúdame, mientras oro, a ser fuerte en la fe. Muéstrame cómo aplicar Tu Palabra a mi vida cada día. Sé que tengo la armadura de Dios cuando me mantengo firmemente parado sobre Tu Palabra. Quiero darte el primer lugar en mi vida.

Me rindo completamente a Ti, Señor. Tú eres siempre fiel y me extiendes tu gracia constantemente, aún cuando yo no me doy cuenta de ello. Reclamo Tu promesa de perdón y limpieza en su totalidad. Recibo hoy, en fe, la victoria que ya has establecido para mí. Lo hago en el nombre de Jesucristo, mi Salvador, con corazón agradecido. AMEN

 

Atras