Guerra Espiritual

GUERRA ESPIRITUAL

 

 

(Efesios 6.10-18) Por lo tanto hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. (v.11) vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. (v.12) Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes de maldad en las regiones celestes. (v.13) Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y habiendo acabado todo, estar firmes. (v.14) Estad, pues firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad y vestios con la coraza de justicia, (v.15) y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz, (v.16) Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. (v.17) Y tomad el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; (v.18) orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

(2 Corintios 10:4-5) "Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez [mentira] que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo"

Toda batalla espiritual que se libre hoy en día alcanza la victoria sólo si se apropia de lo que la cruz y la sangre de Cristo han provisto

(Col 2.15) y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

(1 Corintios 16) porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios. La oración nos da percepción reveladora, lo cual es necesario para triunfar en la guerra espiritual.

(Jeremías 33:3)  Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

(Salmo 4:3) Sabe, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí; Jehová oirá cuando yo a él clamare.

(Salmo 18.6) En mi angustia invoqué a Jehová. Y clamé a mi Dios. El oyo mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó delante de él a sus oídos.

(Mateo 7.7) Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad y se os abrirá.

(Proverbios 3) Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.( 6) Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.

 

 

Oracion de Guerra Identidad con Cristo
Autoridad Verdades que Libertan

 

 

E-mail Principal